Artículos / Salud Animal / Enfermedades

¿Que causa un cólico?

Sistema digestivo - Causas de Cólicos

Sistema digestivo - Causas de Cólicos


La causa de los cólicos está íntimamente relacionada con múltiples y variadas cuestiones que tienen que ver con las características físicas y de comportamiento del animal.

 Una de las más importantes es la que está determinada por las propias condiciones anatómicas de los caballos: ellos poseen un intestino con una longitud aproximada de 30 a 35 metros y con una marcada variación en su tamaño. El tamaño del estomago, pequeño (10 a 13 litros) y mal relacionado con la capacidad total del resto del tubo digestivo, que puede llegar a los 200 litros, caracterizado por un rápido tránsito gástrico, lo que provoca que durante el día deba vaciar varias veces su contenido, enviando al intestino alimentos con insuficiente grado de digestión.

 El paladar blando y el anillo muscular que existe entre el esófago y estomago no le permiten vomitar (salvo raras excepciones). Como no pueden recurrir al vaciado rápido del estomago como otras especies, se vuelve factible su estallido.

Fijación de los intestinos: presentan un mesenterio – el tejido que los sostiene – muy largo por lo que facilita la torsión intestinal, los estrangulamientos, etc.

Estrechamientos y acodaduras: en todo su largo, los intestinos presentan estrechamientos y un número importante de curvas, lo cual predispone el atascamiento de bolo alimenticio o fecal.

La forma del ciego: Esta víscera presenta una forma de saco, una especie de bolsillo donde la entrada y salida están en el mismo extremo.

El término cólico entonces, se puede referir a una gama amplia de afecciones del sistema digestivo del caballo y que puede estar relacionado con diferentes órganos del animal.

 
Existen además otros factores que pueden predisponer a un cólico

 La dieta

La dieta o la forma de dar el alimento es uno de los agentes más importantes en la aparición de un cólico y muy susceptible a ser corregido, pues es un factor  directamente manejado y controlado por nosotros. Probablemente los errores o deficiencias en el manejo de la dieta de un caballo sean la causa principal de cólicos, por lo tanto es importantísimo dar la importancia que corresponde a este tema. Se ha observado que las dietas con forrajes con una gran proporción de fibra de baja digestibilidad, como sería un heno cosechado muy tardíamente, causan cólicos por impactación.

En el otro extremo se encuentran las dietas con una gran proporción de carbohidratos solubles, como por ejemplo las dietas que ocupan un alto contenido de concentrados (granos, pellets). Se ha descubierto que la cantidad de grano concentrado y la frecuencia con la que se suministra durante el día pueden ser factores de riesgo de cólico, el dar la ración diaria de una sola vez produce un mayor riesgo de un cólico,  el que disminuye si ésta se divide durante el día. Se recomienda diseñar una dieta de acuerdo a la edad, condiciones físicas y actividad del caballo con la asesoría de un veterinario especialista en equinos y mantener una disciplina estricta en cuanto a horarios, frecuencia y cantidades de suministro de las raciones.


Los alimentos en mal estado

También son importantísimos como factor de riesgo de cólico. El caballo es un animal altamente selectivo en lo que come, se podría decir que cuenta con un paladar exquisito y por lo general sabe que debe comer y lo que le produce daño. Sin embargo existen situaciones en las que no tiene mas remedio que ingerir lo que encuentra a su alcance, por ejemplo granos o forrajes de segunda (mala calidad, enmohecido, con cuerpos extraños, con suciedad, etc.) Nuevamente depende de nosotros que tenga a su disposición aquello que lo favorezca.

 

El agua

Un pobre consumo de agua o la ingesta de agua helada pueden inducir un cólico. En caso de que el líquido no sea suministrada de forma automática, ocurre muy frecuentemente (más de lo que imaginamos) que el cuidador del animal se olvida de proporcionar agua al menos en dos raciones durante el día. Entre otras cosas esto ocasiona un bolo alimenticio seco que provocaría constipación del caballo.

El exagerado consumo de agua después de ejercicio extremo también es factor de riesgo. Existe una patología denominada “intoxicación hídrica”. La desesperación con que puede beber un animal recién terminado su ejercicio puede hacer que se desencadene una perturbación,  en general se debe dejar pasar 2 horas para que el caballo “este frío” para abrevarlo.

 

Como conclusión la alimentación es fundamental en la prevención de cólicos. Los cambios bruscos en los horarios, en la calidad y cantidad de la ración son nefastos para nuestro caballo. Toda modificación en la rutina alimentaria – horarios, frecuencia, calidad – se deben introducir de manera paulatina y graduada en forma creciente, sobre todo cuando aumentamos la cantidad de granos. Los horarios se deben respetar, al igual que el modo en que se administran los granos, húmedos o secos. 

 

Estado fisiológico

La edad aparentemente es un factor que influye, ya que se ha visto que los caballos jóvenes y viejos poseen menos riesgos de tener un episodio de cólico, el sexo  no ha demostrado ser un factor de riesgo, no obstante hay algunos factores propios de cada sexo que predisponen a determinados tipos de cólicos, en el caso de los machos las hernias inguinales son una causa de cólicos, en las hembras en el post-parto es posible que se generen desplazamientos o vólvulos del colon mayor, la causa de esto no es muy clara pero se ha relacionado con la alteraciones de los niveles de calcio, que alteran la motilidad intestinal, junto al aumento del concentrado en la dieta a la que son sometidas para mantener una buena lactancia.

 

Manejo

El confinamiento produce un aumento en el riesgo de desarrollo de un cólico, sobre todo en los animales que en forma repentina se les reduce su actividad, como puede ocurrir con un caballo que es sometido a una estabulación estricta debido a una lesión o posterior a una cirugía. El transporte es también un factor de riesgo, aunque la causa más bien se relaciona a una alteración en la dieta debido a la baja ingesta de  agua que hay durante los viajes prolongados.  


Estrés

La gastritis y/o ulceras también ocasionan cólicos a nuestros animales. La inflamación de la mucosa del estómago (gastritis) pueden terminar en una llaga o lastimadura, llamada úlcera, por lo general muy difícil de cicatrizar a causa de la acción del acido estomacal. Estas alteraciones son mucho mas frecuentes de lo que imaginamos, en primer lugar debido a estrés general en que se ven sometidos los caballos estabulados y en segundo lugar por el estrés propio que puede ocasionar una alimentación inadecuada.

 

Cólico previo

Los caballos que han tenido un episodio de cólico, poseen un mayor riesgo de presentar un cólico que otros que no han padecido ésta alteración. Esto se relaciona porque durante los  cólicos puede haber una pérdida de neuronas que se encuentran en el intestino lo que hace que posteriormente la motilidad intestinal esté alterada, también ocurre que luego de un cólico que requirió de una cirugía, ésta puede generar cicatrices en el intestino que disminuyen el diámetro intestinal o se pueden producir adhesiones, estos dos eventos producen un aumento en el riesgo de cólico.  

 

Parásitos

Los parásitos se encuentran muy relacionados con algunos cólicos, entre los más comunes están las tenias, los estrongilos, en los potrillos los ascaridios producen obstrucciones. Estos en la actualidad no son mayor problema debido a la efectividad de las drogas existentes.

 

Drogas

El uso indebido e indiscriminado de antiinflamatorios no esteroidales como el Flumixin Meglumine, Ketoprofeno, Fenilbutazona, Acido Meclofenamico, Naproxeno, por nombrar algunos. Pero es principalmente el uso de la Fenilbutazona  ya que es muy común que se use en forma sistemática y en altas dosis, debido a que la mayoría de las veces es administrada por los dueños o cuidadores sin un tener un diagnostico hecho por un veterinario. Este grupo de drogas predispone a la aparición de cólicos ya que producen ulceras gástricas, estas últimas aparte de causar otras alteraciones en el caballo producen cólicos.

 

 La raza

Existen estudios que demuestran que ciertas razas tienen más cólicos que otras. Por ejemplo, los caballos de Pura Raza Árabe están asociados con más cólicos que otras razas y tienen el doble de cólicos que los trotones. Los Pura Sangre Inglés  tienen el doble de posibilidad de sufrir cólicos que los caballos de la raza Cuarto de Milla.

 

El estado de los dientes

Mala masticación debido a problemas dentales: Es común encontrar las llamadas “puntas de muela” o “diente de lobo” que son picos en una pieza dentaria que chocan contra la opuesta al masticar y no permiten que entre en contacto pleno para moler el alimento. En otros casos ocurre que la punta pega en la encía opuesta o en la mucosa bucal, lastimándolas, lo que hace que el animal mastique de forma incompleta para rehuir del dolor que el contacto le provoca y el alimento pase al tracto digestivo casi completo, lo que dificulta la digestión.

   

Bibliografia: Para la elaboración de este artículo se han consultado publicaciones de los siguientes autores o entidades:
* Sonia Fernández Vázquez, Centro Veterinario Italica, Sevilla, España
* United States Department of Agriculture (USDA)
* Luis Fernando Iparraguirre, reconocido veterinario especialista en fisiopatología y traumatologia de equinos de alto rendimiento. Mendoza, Argentina.

Comentarios

  • cristianhace mas de 3 años

    ami no me parese bueno este aporte por que no se ven bien los nombres

Publica tu comentario

Nombre
E-mail
Tu comentario
Al enviar acepto términos y condiciones.

Patagoniaequina.com.ar | Todos los Derechos Reservados | ( Términos y Condiciones | Política de Privacidad.)